facefoodmaglisboa

El equilibrio: el ingrediente estrella de Pedro Pena Bastos

El equilibrio: el ingrediente estrella de Pedro Pena Bastos

Pedro Pena Bastos © ffmag

En el corazón de Lisboa, donde las calles se empapan de historia y la gastronomía es una oda a la tradición, emerge un chef que ha revolucionado por completo el arte culinario: Pedro Pena Bastos, un nombre que resuena con fuerza en el panorama gastronómico portugués y que se ha convertido en sinónimo de una cocina que armoniza sabor, técnica y pasión. Pedro Pena Bastos busca el equilibrio perfecto al mando del restaurante Cura (una estrella Michelin), ubicado en el prestigioso Ritz Four Seasons Hotel Lisboa, un santuario gastronómico donde los ingredientes de temporada se transforman en poesía comestible.

 

La trayectoria de Pedro Pena Bastos: del campo a la Estrella Michelin

Formado en Administración Hotelera y Artes Culinarias en la Escola Superior de Hotelaria e Turismo do Estoril, Pena Bastos no es ajeno a los rigores del mundo culinario. Políglota, con gran fluidez oral en portugués, inglés y español, su carrera es un auténtico viaje de exploración y descubrimiento. Desde un bistró vintage en su tierra natal hasta asumir la dirección de CURA en 2019 su camino ha estado marcado por una búsqueda incansable de la perfección y el equilibrio.

Su infancia en el campo del noroeste del país jugó un papel crucial en su desarrollo como chef. Observar la evolución de las materias primas en su estado más puro le infundió un respeto profundo hacia la naturaleza y sus regalos. Este entendimiento del producto y su temporalidad es palpable en cada plato que sale de su cocina.

Calamar, avellana, bergamota, mantequilla tostada de algas y caviar. Chef Pedro Pena, restaurante Cura, Lisboa

Calamar, mantequilla de algas y caviar © Hayley Kelsing

 

Cura: un refugio de creatividad y sabor

En Cura, cada elemento refleja el compromiso de Pena Bastos con la excelencia. El diseño del restaurante, con capacidad para 28 comensales, es una extensión de su filosofía culinaria: cálido, acogedor y profundamente arraigado a las bases de la cocina portuguesa. La vajilla de cerámica, los cubiertos y la cristalería -elaboradas en exclusiva para el restaurante-, son tan importantes como los propios ingredientes que conforman cada uno de los platos, creando una experiencia gastronómica holística.

Pedro Pena Bastos trabaja estrechamente con pequeños productores locales, seleccionando ingredientes de inigualable frescura y calidad. Esta colaboración no solo enaltece el perfil de los platos, sino que también refleja su compromiso total con la sostenibilidad y el apoyo a la comunidad local.

 

La sencillez, clave en la cocina de Pena Bastos

El menú de Cura, un despliegue de aproximadamente doce platos que van variando con el transcurso de las estaciones, es una demostración de la maestría de Pena Bastos tras los fogones. En cada uno de sus platos se refleja su preferencia por trabajar con tan solo dos o tres ingredientes a la vez, por lo que su cocina es un testimonio de la sencillez elevada a la excelencia. Platos como los calamares con avellanas y la calabaza Hokkaido con rebozuelos no solo deleitan el paladar, sino que también narran toda una historia donde las materias primas son las protagonistas.

La propuesta de Cura no se limita a la comida; es una experiencia que involucra todos los sentidos. La elección meticulosa de ingredientes y la cuidada presentación son toda una declaración de intenciones: aquí, la comida es una obra de arte. La habilidad de Pena Bastos para equilibrar sabores, texturas y aromas convierte cada plato en un viaje sensorial.

Restaurante Cura, Lisboa

Restaurante Cura © Cura

 

El equilibrio en el equipo de Cura

Detrás de cada gran chef hay un equipo que comparte su visión y pasión. Rodolfo Lavrador, subchef de Cura, es un aliado clave en la aventura culinaria de Pena Bastos. Su habilidad para captar la esencia de la cocina portuguesa y transformarla en algo nuevo y emocionante es crucial en el desarrollo del menú. Por su parte, David Lopes, sumiller de Cura, es otro pilar fundamental del restaurante. Su maestría en la selección de vinos 100% locales realza de manera exquisita los sabores únicos que Pena Bastos trae a la mesa.

 

Un chef en constante evolución

“La forma en que te conectas con los invitados y la comida en Cura es diferente de los lugares en los que he trabajado en el pasado. El Hotel da forma a la manera en que operamos Cura, y creo que Cura ayuda a dar forma al Hotel”, explica Pedro Pena Bastos.  El chef no se detiene en su búsqueda de la excelencia. Su filosofía, centrada en la simplicidad y la búsqueda del equilibrio, refleja una comprensión profunda de la cocina como un arte. En Cura, el chef no solo ofrece platos, sino experiencias inolvidables que se quedarán grabadas en la memoria gustativa de quienes tienen el privilegio de degustar su cocina. Su viaje es un testimonio de la pasión, el talento y la dedicación, y un recordatorio de que en el equilibrio se encuentra la verdadera esencia de la gastronomía.

Chef Pedro Pena Bastos. Restaurante Cura, Lisboa

Pedro Pena Bastos © Cura

También te puede interesar