Martina Cacheiro Alonso, chef ejecutivo del hotel Casbah

Martina Cacheiro Alonso

Martina Cacheiro Alonso © ffmag

Martina Cacheiro comenzó su andadura como cocinera en un restaurante de banquetes a los 16 años. Pasó por la cocina, por la partida de postres y por la sala, aunque reconoce que esto último le supuso un gran esfuerzo, debido a su timidez. Tras tres años trabajando en su Galicia natal, el destino llevó a Martina Cacheiro hasta Formentera, donde conoció a un profesor de cocina que le animó a completar su formación. No necesitó pensarlo dos veces. Compaginó las temporadas en Formentera con sus estudios y, tras realizar sus prácticas en un restaurante con estrella Michelin, su vida se aceleró. Tanto que, con solo 23 años, comenzó a dirigir el equipo de cocina del hotel Casbah. La chef pertenece a una nueva generación de jóvenes cocineras que han llegado pisando fuerte, demostrando que la cocina no es un mundo exclusivamente de hombres. Y aunque reconoce que el camino no ha sido fácil, cuatro años después, Martina se muestra muy satisfecha de todo lo que, junto a su equipo, ha conseguido.


¿Cómo recuerdas los comienzos en la cocina del hotel Casbah?
Los comienzos fueron duros, porque empecé con 23 años al frente de la cocina del hotel, que había estado cerrada durante 15 años, y siendo la primera vez que ejercía ese papel… Tuve un poco de miedo, pero como soy un poco echada para adelante… seguí, y bueno, aquí estoy. Creo que no nos va mal… Cada año intentamos seguir aprendiendo y mejorando… Todos los inviernos aprovechamos para salir de aquí y ver otras cosas para traer alguna novedad.

¿Cómo definirías tu cocina?
Yo creo que es una cocina totalmente tradicional: fondos, guisos, sopas, caldos… está muy presente la influencia gallega, lógicamente, porque es lo que yo he visto toda la vida en casa. También tiene mucha influencia de Formentera… Creo que cada año más, y también intento trabajar siempre que puedo con producto de Formentera: que es lo que tengo más a mano. También empleamos técnicas modernas, como cocciones a baja temperatura… pero es una cocina sencilla. No uso muchas especias ni picantes, porque a mí me gusta que si te comes un pescado sepa a pescado, y si te comes una carne sepa a carne.

Pero si tuvieras que definir con una frase tu cocina, ¿cuál sería?
Mucha gente que viene a comer y no me conoce, cuando me ve, me dice: “sabía que era una chica la cocinera, porque esta delicadeza un hombre no la tiene” … (se ríe). Por eso quizás podríamos decir que mi cocina es femenina… Tradicional, sencilla y femenina.

¿Con qué productos de Formentera estás trabajando?
Trabajo a diario con pescado de Formentera: rotja, gallo… También me traen otros productos de fuera, pero del mismo Mediterráneo: estoy trabajando mucho con la sirvia, que aquí a la gente le gusta mucho. También me gusta el calamar de Formentera, que lo cocinamos con una sobrasada, haciendo un guiño a un plato muy tradicional de las Islas Baleares. Para mi punto de vista, y según nos dice la gente que va viniendo al restaurante, creo que nuestra cocina ha evolucionado bastante año tras año.

Martina Cacheiro en el huerto del Hotel Casbah Formentera

Huerto del Hotel Casbah Formentera © ffmag

Este año estuviste en el Salón de Gourmets con el Consell de Formentera como “abanderada de Formentera en Madrid”. ¿Qué tal fue la experiencia?
Pues muy bien, la verdad. Nos llamaron para preguntarnos si nos apetecía formar parte del Salón de Gourmets en el estand de las Islas Baleares y aunque me cuesta mucho hablar en público porque soy muy tímida, la verdad es que no nos lo pensamos. Compartí el día con tres chefs que son además bellísimas personas: María Solivellas, de Mallorca, Silvia Anglada, de Menorca, e Íñigo Rodríguez, del hotel Pacha. Fueron majísimos todos y me ayudaron mucho. Aunque estaba muy nerviosa al principio, lo pasé muy bien. Mis compañeros me dijeron que lo había hecho muy bien, aunque yo todavía lo dudo (se ríe). Me tocó representar el frito de pulpo, que es típico de aquí, y creo que me salió muy bueno porque no sobró nada…

¿Cómo ves la evolución que está experimentando la gastronomía en Formentera?
Creo que por fin se le está empezando a dar un poco de importancia y lo que se está haciendo en el resto de España desde hace años está empezando a hacerse ahora en Formentera: subir de nivel la gastronomía.

¿De dónde obtienes la inspiración?
Me inspira salir a comer a un restaurante. No necesito mucho más. En invierno cuando viajo y pruebo cosas nuevas, es como más aprendo, como todo el mundo.

¿De qué te sientes orgullosa?
Me siento orgullosa de estar donde estoy. Porque nunca nadie me ha regalado nada, estoy aquí muy contenta y agradecida, pero lo he sudado, lo he trabajado, lo sigo y lo seguiré haciendo… siempre desde la humildad: yo no me creo chef; soy jefa de cocina o cocinera, como lo quieras llamar. La verdad es que estoy muy contenta.

Además de la gastronomía, ¿cuáles son tus aficiones?
Me gusta mucho el deporte. Este invierno estuve a tope con el spinning, circuitos funcionales, yoga… Pero los hobbies son para los días de vacaciones. Cuando empieza la temporada, mi vida es trabajo y más trabajo…

Los hobbies son para los días de vacaciones. Cuando empieza la temporada, mi vida es trabajo y más trabajo

¿Qué esperas de esta temporada?
Que el restaurante esté lleno, que trabajemos bien y que la gente se vaya contenta de aquí. Y disfrutar: a mí me encanta el servicio, y eso que a veces vas agobiado con tanta comanda, pero me gusta mucho.

¿No es curioso que en Formentera hay muchas más mujeres gestionando negocios de restauración, que en Ibiza?
Creo que las mujeres hemos comenzado una revolución… No he visitado muchas cocinas aquí en Formentera, pero todo el mundo que viene a la mía me comenta que “qué limpio está todo”, quizás nosotras tenemos otra forma de trabajar y la verdad es que yo veo mi cocina normal, no quiero saber cómo están otras cocinas…

Restaurante del Hotel Casbah Formentera

Restaurante Casbah Formentera © ffmag