Hermanos Meneghello, tres décadas reinventándose

Hermanos Meneghello

Hermanos Meneghello © ffmag

Atrevidos, perseverantes y con los pies en la tierra. Piere Paolo y su hermano Andrea fundaron hace más de 30 años ‘Hermanos Meneghello’, una empresa que comenzó distribuyendo un pequeño surtido de alimentos para hostelería, convertida hoy en la principal despensera de productos italianos y asiáticos en la isla. Aseguran que no recuerdan ninguna etapa de su vida por la que no hayan pasado juntos. Y es que ese es, precisamente, el secreto del éxito de Meneghello: el equilibrado binomio compuesto por estos dos hermanos de Verona (Italia).


¿Cómo fueron los comienzos de Hermanos Meneghello?
Empezamos al final de los años 80. Teníamos un par de restaurantes en Ibiza y, por casualidad, empezamos a producir alimentos de quinta gama, como pizzas congeladas para otros restaurantes. Llegó un momento en que tuvimos que plantearnos si queríamos dedicarnos a la fabricación o a la restauración. Y nos pareció más divertido ser proveedores. Fue un proceso que duró unos 15 años, y en el que siempre fuimos tratando de mejorar. Por eso mismo, hace 16 años empezamos a importar también alimentos de Italia. Luego empezamos con productos mexicanos, asiáticos… Fuimos ampliando nuestro catálogo, siempre seleccionando con muchísimo cuidado los productos. Teníamos muy claro qué calidad buscábamos. Habíamos trabajado en hostelería, yo fui cocinero durante 14 años, y eso me ha dado un “plus” para escoger productos y asesorar a nuestros clientes.

¿Cómo definirías Hermanos Meneghello?
Somos muy atrevidos. Hemos arriesgado mucho… creemos firmemente que quien no arriesga no gana. Tenemos una gran capacidad de trabajo y siempre vamos buscando cómo mejorar. Hemos conseguido que nuestra empresa funcione como un organismo compacto. Tenemos mucha sinergia en el equipo y eso es lo que más valor tiene para nosotros.

Tenemos mucha sinergia en el equipo y eso es lo que más valor tiene para nosotros

Háblanos sobre el presente de Hnos. Meneghello…
Estamos en un momento en el que hemos cumplido una buena parte de lo que teníamos pensado, pero siempre estamos en fase de transformación. Estamos intentando alcanzar un sistema de trabajo cada vez más homogéneo. Vender un poco más o un poco menos no es tan importante para nosotros. Lo que nos importa es la calidad.

Piere Paolo y Andrea Meneghello

Piere Paolo y Andrea Meneghello © ffmag

¿Y qué nos dices sobre el futuro?
Lo cierto es que nunca miramos al futuro. Nosotros empezamos algo sin saber a dónde llegaríamos. Ponemos muchísima energía y fuerza en el proyecto, de eso sí nos aseguramos, y a veces recoges más de lo que habías imaginado. No podemos pedirle al futuro que nos traiga mejores cosas, porque ya hemos tenido demasiado. Pero creo que todo lo que tienes es el resultado de la energía que pones en lo que haces. La gente que especula sobre lo que quiere se puede decepcionar. Nosotros vamos a darlo todo, como hasta ahora, y lo demás ya se verá.

La empresa ha evolucionado hasta el punto de que ahora también distribuís pescado…
‘Meneghello Fish’ ha sido una gran satisfacción para nosotros. Empezamos a vender pescado hace cinco años. Tenemos un socio muy importante para el tema del pescado: Videla. Meneghello – Videla es el mejor tándem que existe para la distribución del pescado. Empezamos muy despacito, porque no podíamos permitirnos que se nos fuera de las manos. Ahora tenemos unas instalaciones impresionantes para el pescado: disponemos de flota y personal en exclusiva para esta línea de negocio y ofrecemos una calidad y un servicio espectacular.

Siempre hay que tener un ‘plan B’ para solucionarle el día a un cliente

Vuestros clientes siempre destacan vuestro servicio y gran implicación…
Creo que siempre hay que tener muy claro qué es lo que uno hace. Hermanos Meneghello es una empresa de servicios. Yo sé que cuando un cliente me llama es porque tiene un problema que necesita resolver y mi deber es ayudarle siempre, porque para eso estamos. Hay gente que termina su jornada de trabajo y se marcha a casa tranquila. Pero nosotros no. Si nos llaman, no importa la hora que sea, porque estaremos ahí. Este año vamos a poner a una persona de guardia para los fines de semana, porque no nos gusta dar un “no” por respuesta a nuestros clientes. Las empresas que nos seleccionan como proveedores nos escogen como “partners”. Y nos sentimos parte de sus equipos. Siempre hay que tener un ‘plan B’ para solucionarle el día a un cliente, porque pueden pasar muchas cosas. Y esto es algo que tenemos muy arraigado en Meneghello. Cualquier maniobra es válida para solucionar los problemas de nuestros clientes.

Hermanos Meneghello. Ibiza

Hermanos Meneghello © ffmag

¿Cómo os repartís el trabajo Andrea y tú? ¿A qué os dedicáis cada uno?
Creo que no hemos tenido ninguna etapa en nuestra vida por la que no hayamos pasado juntos. Solo nos llevamos un año, así que, desde niños, hemos ido al colegio juntos, hemos salido de marcha juntos, hemos trabajado juntos, hemos viajado juntos por el mundo y juntos llevamos la empresa… Nuestra relación no es muy normal. A veces también nos peleamos, pero nos dura 10 minutos. Podríamos decir que yo soy más “la cara visible” de Meneghello: el que va a vender, el que habla con los chefs… La función de mi hermano es más mezclada: está más en el propio control de la empresa, en la búsqueda de proveedores, compras, negociaciones… Somos complementarios. Además, para la parte de gestión, tenemos a Juan Marí, que es la persona más cuerda de la empresa. Nosotros somos como leones y él es el domador…

Mi hermano y yo no hemos tenido ninguna etapa en nuestra vida por la que no hayamos pasado juntos

Trabajáis con clientes de Ibiza y Formentera. ¿Qué diferencias percibís?
Formentera tiene la dificultad añadida de la distancia, pero estamos muy bien estructurados para solventarla. Algo fundamental en nuestra empresa es que tratamos a todos nuestros clientes por igual. Ibiza es más fácil, porque está todo más a mano, pero si un cliente de Formentera necesita cualquier cosa, la tendrá tan rápido como nos sea posible.

Fachada de la tienda de los hermanos Meneghello

Hermanos Meneghello © ffmag