facefoodmag

Denominación de Origen Granada

Denominación de Origen Granada

Denominación de Origen Granada

A pesar de que los vinos de Granada han sido reconocidos y protegidos bajo el amparo de Denominación de Origen Protegida en el año 2009, la tradición vitivinícola en la provincia andaluza es milenaria ya que hay que remontarse a la época del dominio romano para encontrar sus orígenes.

 

El viñedo granadino

La denominación de Origen de los vinos de Calidad de Granada abarca, como ya hemos dicho, toda la provincia con una extensión cultivada de viñedo cercana a las 5.000 Ha distribuyéndose entre las comarcas de Contraviesa-Alpujarra, Baza, Huéscar y Guadix, Vega de Granada, Alhama, Valle de Lecrín y Costa Tropical.

La extraordinaria calidad de los vinos granadinos, así como la gran diferencia que existe entre estos y los elaborados en el resto de provincias andaluzas viene marcada por un factor fundamental: la altitud a la que se cultivan los viñedos. Y es que Granada es una tierra muy montañosa, donde más del cincuenta por ciento de su superficie se encuentra por encima de los 1.000 metros de altitud. Esa montaña granadina y la cercanía al Mediterráneo que suaviza con sus brisas el marcado clima continental de la provincia es lo que favorece la aparición de numerosos microclimas favorables al desarrollo de la vid.

Por otra parte, la consecuencia directa de la altitud es la bajada de las temperaturas medias anuales y el gran contraste térmico entre el día y lo noche, lo que, en última instancia, provoca un retraso en el ciclo vegetativo de la vid, especialmente en la maduración de la uva, que es más lenta y uniforme en azúcares y en polifenoles (sustancias responsables del color y aroma del vino).

Otra de las características del viñedo granadino, muy relacionada con la altitud a la que se cultiva la uva, es el cultivo de la vid en pequeñas terrazas y hazas que escalan la montaña lo que dificulta enormemente las labores agrícolas impidiendo su mecanización e imprimiendo un eminente carácter artesanal a la viticultura en la provincia.

 

Variedades de uva cultivadas

Como ya hemos mencionado, las raíces de la tradición vinícola de la provincia de Granada hunden sus raíces en la época de dominio romano de la Península Ibérica. Sin embargo, como en el resto de Europa, a finales del siglo XIX los viñedos autóctonos resultaron atacados y prácticamente erradicados por la plaga de la filoxera que llegó de América por lo que sólo los viñedos que estaban realmente aislados pudieron salvarse.

Hoy en día se está realizando una titánica labor entre los agricultores encaminada a salvar la uva autóctona como la Vijiriega, Moscatel o Pedro Ximénez, en el caso de uva blanca. Y Tempranillo, Garnacha y Monastrell en lo que se refiere a uva tinta. No obstante, también se cultivan varietales internacionales como el Sauvignon Blanc, Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, que están extraordinariamente adaptadas a las tierras granadinas y su climatología.

 

Los Vinos de Calidad de Granada

Según el consejo regulador los tipos de vino que podrán ser elaborados bajo el amparo de la Denominación de Origen Granada podrán ser blancos, rosados y tintos, que a su  vez podrán ser clasificados en dulces, semidulces y secos atendiendo al contenido en azúcares residuales.

Además, en la DO se elaboran vinos espumosos y vinos espumosos de calidad que en función de su contenido en sacarosa y fructosa se clasificarán en brut, brut nature, extra brut, extra seco, seco, semiseco y dulce.

En cuanto a los vinos naturalmente dulces y de vendimia tardía de Granada deberán estar elaborados sin aumento artificial de su graduación y con el alcohol procedente en su totalidad de la fermentación, con un grado alcohólico natural superior al 15% vol. y un grado alcohólico volumétrico adquirido no inferior a 13% vol.

También te puede interesar