Casa Santos Lima, la “embajada” del vino portugués

Jose Luis Santos Lima. Propietario de la bodega Casa Santos Lima

Jose Luis Santos Lima © Casa Santos Lima

Arrastra un nombre largo, heredado de su familia materna: José Luis Santos Lima Oliveira da Silva personifica la cuarta generación de Casa Santos Lima, una de las bodegas que más vinos portugueses exporta de todo el país. Makro, la cadena de tiendas al por mayor, eligió a Casa Santos Lima como productora de sus vinos en la zona de Lisboa y Alentejo, una colaboración que ha impulsado de forma significativa la fabricación de sus caldos y su prestigio internacional. Casa Santos Lima trabaja en las regiones de Lisboa, Algarve, Alentejo, Douro y Vinhos Verdes. La bodega se ha convertido en una de las mayores representantes de los vinos portugueses fuera de sus fronteras, y en los últimos años, ha sido una de las más premiadas en importantes concursos de todo el mundo.


 

Entrevistamos a José Luis Santos Olivera

Podríamos decir que llevas el conocimiento del mundo del vino en la sangre…
No… Para nada. Entré en el mundo de los vinos después de una larga carrera en finanzas y bancos. Fue mucho más tarde cuando comencé a dedicarme a los vinos. Estudié economía, trabajé en banca en París, en Londres, en Lisboa…

¿Cómo y cuándo comenzó tu trayectoria en el mundo del vino?
Aún estaba trabajando en banca cuando empecé a dedicarme al vino, pero decidí dejarlo para dedicarme al 100% en 1995. Entonces reestructuré la viña, compré mucho equipamiento nuevo, comencé a preocuparme por la comunicación de la bodega… en el 96 empecé a embotellar mi primera cosecha. Tuvo mucho éxito. Empezamos a distribuir a nivel internacional y recibimos muy buenas críticas de la prensa. Nuestros vinos ganaron mucha popularidad gracias a esa calidad que habíamos logrado. Comenzamos a plantar nuevas viñas y a trabajar para mejorar y crecer poco a poco.

Vieja bodega. Casa Santos Lima, Lisboa

Vieja Bodega © Casa Santos Lima

¿Cómo es el sistema de producción de vuestros vinos?
Tenemos muchas viñas propias y mucho terreno con cultivo para fabricar buen vino. También tenemos colaboraciones con pequeños productores de la región. Vendimiamos en nuestras tierras y también en las de los pequeños productores. De esta colaboración surgen vinos de gran calidad que intentamos comercializar a través de diferentes marcas. El 90% de la producción se vende fuera de Portugal. Empecé solo a hacer todo el trabajo y ahora cuento con un gran equipo que se encarga de las diferentes áreas.

El 90% de la producción de Casa Santos Lima se vende fuera de Portugal

La Casa Santos Lima está explorando nuevas geografías no tan acostumbradas al consumo de vino, como India, Indonesia, Ucrania o Bielorrusia. ¿Cuáles son las mayores dificultades que ello implica?
Trabajamos con más de 50 países diferentes repartidos en los cinco continentes. Estamos explorando mercados que no están acostumbrados a los vinos y no son fáciles porque los consumidores sólo ahora están descubriendo este tipo de productos. La parte más difícil es la cultural, la forma de comprender los vinos. Aunque no son los más sencillos, creemos que es importante tener presencia en estos países. Ahora mismo, Estados Unidos, Canadá y Escandinavia son nuestros mejores mercados. Somos unos de  los mayores exportadores de vino portugués. Ofrecemos calidad a un muy buen precio. Nos importa mucho la imagen, creemos que la parte visual es muy importante hoy en día. Esta receta de calidad, precio e imagen es lo que nos está permitiendo crecer.

¿Cuáles son los próximos retos de la bodega?
Estamos constantemente intentando mejorar nuestros vinos y nuestras instalaciones, invirtiendo en nuevas plantaciones. Estamos considerando la hipótesis de ampliar nuestra actividad a una o dos regiones más.

Bodega Casa Santos Lima

Bodega moderna © Casa Santos Lima

Eso significa que tenéis previsión de continuar la expansión territorial… ¿Cuál de todas las denominaciones de origen es la más representativa de Casa Santos Lima?
Ahora estamos enfocándonos en el Algarve y el objetivo es consolidar nuestra marca y crecer. Lisboa y Alenquer son las zonas más representativas de Casa Santos Silva, pero también estamos reforzando la zona de los vinos verdes, Douro y el norte. Intentamos ser creativos e innovadores, alargando también nuestra gama de productos: tenemos vinos blancos, tintos, espumosos, rosados…

¿Qué es para ti un buen vino?
Uvas sanas, viñas donde la producción no sea muy excesiva, bodegas que cumplan todos los requisitos de salud y de higiene. Un buen vino debe estar hecho con mucho cuidado. Luego, encontramos diferentes vinos y diferentes sabores. Eso ya depende de los gustos de cada persona. Creo que todos los vinos pueden ser buenos, a precios diferentes, si están bien hechos. Solo en 2018 en los concursos internacionales tenemos más de 200 medallas de oro. Estamos en el top de las empresas de vino más premiadas. Y estas personas que otorgan los premios también tienen gustos subjetivos. Pero el hecho de tener varios premios a nivel internacional les da a los clientes una gran confianza a la hora de elegirnos.

Cualquier vino que coloco en el mercado me hace sentir orgulloso por lo bien hecho que está. Lo importante es hacerlo todo con el corazón

De todos vuestros vinos ¿cuál es tu favorito?
Yo solo vendo vinos que me gustan. No es fácil responder a esta pregunta, es como hablar de los hijos. Cada vino es adecuado para una ocasión. Cualquier vino que coloco en el mercado me hace sentir orgulloso por lo bien hecho que está. Lo importante es hacerlo todo con el corazón. Tenemos vinos de diferentes precios y obviamente, los más caros son precisamente los de mayor calidad. No es por capricho que sean más caros. Tiene que haber una lógica entre precio y calidad. Creo que tenemos vinos para todos los gustos.

¿Piensas que actualmente Portugal goza de cultura de vino?
Portugal ahora tiene una nueva generación de enólogos que se dedican a esto en cuerpo y alma. La imagen de calidad de los vinos portugueses está mejorando. Portugal es productor de buenos vinos. Mucha gente solo prueba los vinos portugueses en las catas internacionales y se sorprende por la calidad que tenemos. Pero cuando conocen los precios, que no son tan caros como otros vinos europeos, se quedan aún más sorprendidos.

La gente que prueba los vinos portugueses se sorprende por la calidad y por sus precios asequibles

¿Qué falta por hacer al sector vinícola portugués para posicionarse y competir con los vinos franceses?
En general los vinos franceses son demasiado caros para la calidad. Para que Portugal mejore en este sentido necesitamos invertir en divulgar nuestro producto fuera de nuestras fronteras. Aún hay mucho que hacer…

Casa Santos Lima

Vieja y nueva bodega © Casa Santos Lima