Bocachula. Regreso al placer alrededor de la mesa

Bocachula, Ibiza

Bocachula © ffmag

La francesa Margaux Morel y el italiano Piere Paolo regentan el nuevo restaurante Bocachula, en Jesús. Ella ha dedicado su vida a la cocina, dirigiendo su propia empresa de catering y trabajando como chef privado. Él es mixólogo. Ha trabajado en Londres para la BBC, en programas sobre coctelería y, durante años, tuvo su propio restaurante en Ibiza. Con el nacimiento de su hijo, varias señales les condujeron a emprender esta gran aventura. Y al frente de sus fogones, el chef italiano Salvatore Eletto, que abandonó su carrera como abogado en Roma, seducido por el mundo de la cocina. Bocachula es un proyecto en el que han volcado toda su pasión por la gastronomía y por el trabajo bien hecho.


¿Cómo surgió la idea de abrir el restaurante?
Nos encanta ir a restaurantes. Durante dos años creo que hemos dado la vuelta a la isla visitando todos los restaurantes y nos dimos cuenta de que en Ibiza faltaba un restaurante fácil, familiar y con un ambiente de calidad que tuviera un precio accesible. Porque cuando vas a un local en el que la decoración está cuidada, los precios suben demasiado. No nos resultó fácil encontrar un buen plato de pasta con un buen servicio a un precio decente. Estábamos hartos y cuando yo estaba embarazada de nuestro hijo pasamos por este local y fue como una señal. Cuando nació el niño empezamos a darle forma a la idea. No teníamos dinero. No sé ni cómo fue, pero al final nos lanzamos a la aventura. El local era un auténtico desastre: era horrible y nada funcional, por lo que la obra nos llevó más tiempo de lo que imaginamos…

¿Por qué Bocachula?
Cuando Piere y yo nos conocimos, fuimos a Barcelona a Boca Chica y Boca Grande y nos encantó el concepto. Y cuando estábamos buscando el nombre salió Bocachula de broma. Pensamos que sonaba muy español para nosotros, un italiano y una francesa, pero creo que era justo lo que necesitábamos, ya que la apuesta del restaurante era precisamente el producto local y nacional. Bocachula es nuestro homenaje a España por habernos dado tanto. Poner un nombre francés o italiano no tendría sentido. Además, como curiosidad, Rodolphe (el dueño del restaurante Sa Punta) nos dijo hace poco que él tuvo este local hace 15 años y entonces se llamaba ‘La Boca’. ¡Otra señal!

Carpaccio de pulpo. Bocachula Ibiza

Carpaccio de pulpo

Producto nacional, chef italiano… ¿hay algún toque francés en Bocachula?
El toque francés quizás está en la armonía y en la elegancia, o en lo que respecta al trato al cliente. Yo he viajado mucho. Hace 30 años que vivo fuera de Francia, así que no hay mucho más que recuerde a Francia en el restaurante, solo la música francesa que pongo a veces, que todo el equipo dice que es para matarse. Creo que lo que tenemos en común en Italia y en Francia es la pasión por el trabajo bien hecho y por el detalle. La restauración es un trabajo de pura pasión.

Bocachula es nuestro homenaje a España por habernos dado tanto

¿En qué está inspirada la decoración del restaurante?
El proyecto de decoración lo hizo Piere para mí. Yo viví en Kenia 6 años trabajando para un hotel y me gusta mucho el clima tropical y todo lo que tiene que ver con el estilo colonial. Al final, Bocachula recuerda un poco a todo eso. También hay un poco de todos los viajes que Piere ha hecho. Hay diferentes espacios: la parte de fuera está pensada para el día: recuerda a la playa, a tomar el aperitivo, un poco de jamón, ensaladitas… Dentro, la pintura es mucho más oscura, el espacio está pensado para la noche y la barra tiene mucho protagonismo. Como mixólogo, para Piere era fundamental que el espacio girase alrededor de la barra.

¿Cuál es el concepto gastronómico?
Hacemos cocina de mercado con un toque italiano (porque el chef es italiano). A veces hay un poco de fusión, pero siempre respetando el producto principal. Las salsas y otros adornos van a un lado. Trabajamos principalmente con producto local y nacional. Intentamos usar papel reciclado, disminuir el consumo de plásticos… y hacer todo lo que está en nuestra mano para proteger el medio ambiente. En cuanto a verdura y fruta, intentamos que todo sea ecológico. El pescado viene fresco de Galicia, porque en Ibiza escasea… Lo único que tenemos de importación en la carta son las ostras, que vienen de Francia, la pasta y la trufa de Italia, pero siempre son productos frescos.

Pasta con trufa. Restaurante Bocachula

Pasta con trufa

¿Cómo describiríais la experiencia que ofrecéis en Bocachula?
Le hemos puesto muchísimo amor a este proyecto. Creo que en Ibiza se ha perdido un poco eso de mimar lo que se hace. La gente piensa demasiado en la temporada de verano, en el dinero fácil. A nosotros nos interesa el cliente de todo el año. Queremos a ese cliente que aprecia tu comida, el cliente que conoces y sabes cuál es su plato favorito, que conoce al equipo y valora lo que haces. Intentamos que te sientas como en casa, que disfrutes con la calidad de nuestros platos, que quieras comer más. Queremos que revivas esa sensación de cuando comías la comida de la abuela, hecha con mucho amor. Y, sobre todo, que recuerdes un buen momento en Bocachula. Creo que esto es lo más importante en la cocina y lo que precisamente estamos olvidando. Cuando comemos lo importante es compartir. Dejar el teléfono al lado, no estar enfadados… Queremos dar un paso atrás en el tiempo para rescatar lo que estamos perdiendo alrededor de la mesa. Nuestro chef, Salvatore Eletto, es una gran revelación porque realmente adora su trabajo. Lo hace con pasión, respeto, entrega… y eso se nota en cada uno de sus platos.

Nuestro chef, Salvatore Eletto, adora su trabajo. Lo hace con pasión, respeto, entrega… y eso se nota en cada uno de sus platos

La coctelería tiene también un gran peso en Bocachula…
Estamos abiertos hasta las tres de la madrugada y la gente cuando termina de cenar suele pedir una copa o un cóctel. Piere te puede preparar tu cóctel clásico favorito, o, si lo prefieres, puedes dejarte sorprender, que es lo que a él más le gusta.

Cortando jamón en el restaurante Bocachula

Restaurante Bocachula